VISITAR EL NORTE EN VERANO ES MI PLAN IDEAL. LA TRANQUILIDAD, LOS PAISAJES, LA TEMPERATURA SON LOS TRES TIPS VIAJEROS QUE SIEMPRE ENCUENTRO EN ESTA ZONA.

CÓMO IR HASTA EL PUEBLO

Viajamos desde Madrid, y esta vez nuestro medio de transporte era el coche. Pero, no el nuestro. Compartimos coche con una pareja que hacía blablacar. Fue difícil encontrar blablacar hasta el mismo pueblo, y fue curioso que esta misma pareja fuera a nuestro mismo hotel. Tardamos unas 4 horas.

  • TIP VIAJERO: 
    La mejor forma de ir al pueblo es el coche, ya que sólo hay medio de transporte hasta Unquera (bus o tren), pero después para llegar a Pechón, tienes que ir andando o coger un taxi. Está bastante mal comunicado…

NUESTRA CASONA DE FIN DE SEMANA

El hotel en el que nos alojamos el fin de semana fue el Hotel Don Pablo, a la entrada del pueblo. Una casona tradicional rodeada de jardines, con una terraza con unas espectaculares vistas. Las habitaciones con un diseño clásico. La nuestra era abuhardillada y daba un toque acogedor.

  • TIP VIAJERO: PRECIOS
    Cuando viajé fue en temporada alta (agosto 2016) y por dos noches (sin desayuno incluido) fue de 180€. El desayuno costaba a parte unos 8€.

Para darte un capricho un fin de semana y desconectar, merece mucho la pena. Si buscáis algo más económico, hay otras opciones por la zona. Aunque iendo dos personas, sale bien. Echad un vistazo por junio y septiembre, que los precios están más bajos.

DESPEDIMOS EL VIERNES CON UN BONITO ATARDECER

La primera playa a la que fuimos nada más llegar ese viernes, fue la playa de Amió. Con un espectacular atardecer, así que aprovechamos a cenar allí. Desde el hotel hasta allí serían unos 10 minutos andando. Antes de bajar a la playa hay un rinconcito mirador en el que disfrutas de las vistas del mar y su parte acantilada.
Las noches de agosto allí son frescas, pero estuvimos dando un paseo por el pequeño pueblo, rodeado de naturaleza.

LA MAÑANA DEL DÍA 2

Si vas con ganas de playa, y tostarte al sol, no elijas el norte. Aunque nosotros tuvimos suerte y algún rayo de sol tuvimos al día siguiente para disfrutar un poco de la playa.
Después de desayunar, nos preparamos para pasar la mañana a la Playa de Amió que tanto nos gustó la noche anterior.

DÓNDE COMER ALGO RICO

Al ver que estaba empeorando el día, decidimos comer en un restaurante del pueblo, Restaurante El Ancla. Como hacía fresco (y aunque no lo hiciera) comimos un cocido montañés, que no puede faltar cuando vamos a Cantabria. Era el primer plato del menú que nos pedimos, y de segundo uno de los dos pedimos un rabo de toro súper rico cómo véis en la foto. Y, terminar con un rico postre casero de nueces y bizcocho.

PASEOS ENTRE LA NATURALEZA

Esa tarde, ya que no estaba para tomar el sol, decidimos perdernos por el campo y ver hasta dónde llegaban los caminos que nos íbamos encontrando. Y fuimos a dar a la Playa de Las Arenas. Una playa con varios metros de longitud, llena de rocas y con fuertes vientos en la que se puede practicar algún deporte como windsurf.

La zona antes de bajar a la playa es un camping.

  • TIP VIAJERO: 
    Para llegar hasta allí, o vas andando como nosotros por el camino, o carretera, o en coche. La bajada de la playa es un poco peligrosa y lleno de bolos con los que hay que tener cuidado. Pero, el paseo hasta allí, que fueron unos 30-40 min, mereció la pena, ya que nos encontramos con otro atardecer bonito y tranquilo, ya que a esas horas de la tarde, a las 8 de la tarde, ya no había nadie.

ÚLTIMO DÍA DE LA ESCAPADA

Si algo nos gusta, solemos repetir. Por lo que la mañana del domingo la pasamos en la Playa de Las Arenas hasta después de comer, que ese día comimos en la playa unos bocadillos by Irene (hay una pequeña tienda en el centro del pueblo). Y, por la tarde, antes de marchar del pueblo, aprovechamos para pasear por el campo descubriendo nuevos caminos.

Y hasta aquí mi “guía” de este fin de semana por este pueblo de la costa cántabra, al norte de España.

Si te ha gustado, da un LIKE en FACEBOOK o INSTAGRAM o YOUTUBE, y comparte para que hagan más amigos viajeros esta escapada de fin de semana. Y si tú también has visitado este pueblecito o alrededores, dime alguna recomendación para la próxima vez que lo visite.

¡Gracias a Antonio por acompañarme en este viaje!