En este post os recomendaré rincones de la ciudad de Palma y otros lugares de la isla para visitar, dónde desayunar y merendar las mejores ensaimadas, y más cosillas.

DÍA 1: ME VOY A LA ISLA

En octubre, podéis encontrar vuelos bastante baratos, como el mío. Por sólo 35€ ida /vuelta. Sí, con Ryanair. Y sigo aquí… 😉

Fui a visitar a mi amiga Irene, es mallorquina, así que tuve una buena guía para conocer cada rincón de la ciudad.

En el barrio en el que me alojaba esos días era Sant Agustí, zona situada por Cala Nova, a 15 min del centro de Palma en coche.
Por esta zona, os recomiendo pasear por los rinconcitos de las calas que hay. Algunas son privadas que se aceden desde los hoteles o desde las pedazo casonas que os podéis encontrar por allí.

Si queréis tomar un café con buenas vistas, me encantó la Heladería 305, en la avenida Joan Miró.

TARDE DE ENSAIMADA Y DE ARTE

Por la tarde, nos fuimos al centro de Palma. Y la primera parada para coger fuerzas y andar un buen rato, fue merendar la primera ensaimada (sí, primera… y perdí la cuenta de cuántas comí en esos días). Fue en la Chocolatería Can Joan de S´aigo. Situada en Carrer del Baró de Santa María del Sepulcre (perpendicular a una de las avenidas principales, Jaume III). 100% recomendable. Si mi amiga me llevó ahí el primer día, será por algo… Es un local clásico, con más de 100 años, y con una gran variedad de dulce típico de allí, no sólo la ensaimada.

Si eres de los que le gusta ir de tiendas (o de shopping), la Avenida Jaume III es idónea para ello. Podéis encontrar tiendas de todas las posibles marcas. Bueno, yo no fui a ello, por lo que continúo con mi ruta más turística.

Uno de los planes que tenía preparados mi amiga, era visitar el Es Baluard Museu d´Art Modern i Compemporani.

  • TIP VIAJERO: TARIFAS
    Una simple curiosidad sobre las tarifas: es el primer museo (haciendo memoria de los que he visitado) que visito y el día de “ENTRADA GRATUITA”, que en este caso es el viernes, y fue viernes cuando fuimos nosotras, la tarifa la pone el visitante, con un mínimo de 0,10€. Seguro que hay muchos más en los que hagan eso, y me gustaría que me comentaseis, ya que es la primera vez que lo veo y me parece una idea genial. A parte de esta tarifa de sólo los viernes, los demás días es a 6€, y exposición temporal a 4€. También, hay entrada reducida para menores de 12 años, parados, entre otros.
  • TIP VIAJERO: HORARIOS
    El lunes es el día que cierra el museo. Y el horario de martes a sábado es de 10 de la mañana a 8 de la tarde. Y domingo, de 10 a 3 de la tarde.

Es un museo en el que podéis ver magníficas exposiciones temporales si os gusta este tipo de arte moderno y dejar volar vuestra imaginación. Además, de grandes obras de Picasso, Barceló, Miró… La parte exterior del museo es espectacular para ver unas panorámicas perfectas de una gran parte de la ciudad.

BARRIOS CON HISTORIA

Lo que más me gusta de visitar una ciudad es pasear sin rumbo y descubriendo calles. Y, es lo que hicimos después de esta visita al museo. Cerquita de él, por el barrio portuario de la ciudad, nos topamos con unos molinos. En uno de ellos está el Museu dels Molins, en el que se puede conocer la historia, evolución y funciones de estos molinos que eran característicos de la isla. Sólo abren los martes y jueves por la mañana.

Después callejeamos por el Barrio de Sant Pere, antiguo barrio con casas de pescadores, del que se puede aún disfrutar de ese viejo aroma. Buena zona para tomarse algo y picar algo de comer (consejo de mi amiga la mallorquina).

BARRIOS CON HISTORIA

Persiguiendo el bonito atardecer que se puede ver desde esa zona, caminamos hasta la Lonja de Mallorca. Situada en la Plaça de la Llotja. Antigua sede del colegio de la mercadería. Con estilo gótico, se considera una de las obras maestras de la arquitectura de la isla. Construida por Guillem Sagrera entre 1420 y 1452.

Y, terminamos nuestro paseo del viernes por las callejuelas estrechas de este barrio con ese toque árabe que transmiten cuando pasas por ellas.

DÍA 2: DESCUBRIENDO EL CENTRO DE LA CIUDAD

Comienza mi segundo día por la ciudad de Palma. Sábado. Un calorcito de otoño bien rico. Nos vamos al centro de Palma a desayunar. A probar un nuevo sitio dónde degustar una rica ensaimada (todo es rico en esta isla jajaja). Llegamos a la Avenida Jaume III. Volvemos a Carrer de Baró (donde merendamos la tarde anterior), pero esta vez para ir a Can Pomar. Una pastelería dónde puedes tomar tu café y ensaimada tranquilamente allí, pero hay que tener suerte para tener sitio ya que sólo tiene tres mesitas. A parte de ensaimadas, es una pastelería con una gran variedad de dulces de la isla. También, puedes hacer encargos para el día que quieras. Y yo, encargué una ensaimada grande para llevarme el lunes de vuelta a Madrid.

Después del rico desayuno, la mañana del sábado la tomamos para visitar la zona de la Catedral de Santa María, el interior de ella, y el Palacio de la Almudaina.

Por el paseo para llegar hasta allí, cruzamos la Plaça del Rei Joan Carles I y el Passeig del Born dónde puedes encontrar gran variedad de tiendas. Llegando a la Plaça de la Reina y adentrándote en su bonito jardín, bordeando el Palacio de la Almudaina: edificio de origen romano, es una modificación del alcázar musulmán iniciado en 1281 y el 1309 reedificado por el rey Jaime II.

A pocos metros, la Catedral de Santa María, o como se la conoce en mallorquín, Le Seu. Con un mirador espectacular a la orilla de la bahía. Templo de estilo gótico levantino. Es la catedral con el mayor rosetón del mundo gótico. Y, una de las que mayor altura tiene entre todas las catedrales europeas de este estilo gótico. Su construcción se inició en 1229. Consagrada en 1346 por el rey Jaime III, y se finalizó en 1601. Su interior destaca por la capilla, obra grandiosa del artista mallorquín, Miquel Barceló, utilizando la arcilla como el material empleado para recrearla.

  • TIP VIAJERO: HORARIOS
    Los horarios para visitarla varían en función del día y de la época del año que vayas. Pero, es una visita muy recomendable. Van cambiando, y por ello no es puedo dar con detalle este TIP.
  • TIP VIAJERO: HORARIOS
    Y, el precio es de 4€, y gratuita para residentes.

Después de estas visitas, nuestro plan fue pasear hasta una de las gelaterías más famosas de la ciudad, Can Miquel, situada en la calle Montcades, 9, al lado de la una de las importantes avenidas que he ido hablando, Jaume III. Un sitio espectacular para tomarte un helado o batido artesano, dónde tienes para elegir entre mil sabores.

TARDE DE PASEO PLAYERO

La tarde la dedicamos para pasear por la playa y tomarnos un café tranquilamente.

Nos fuimos por la tranquila zona de Portixol. Un antiguo pueblo pesquero que en los últimos años se ha transformado en uno de los lugares más populares cerca de Palma. Está en las afueras de Palma, pero perfectamente se puede ir paseando por el paseo marítimo. Ideal para pasear, ideal para ir con tu perro, ideal para los ciclistas…

Cualquier sitio para sentarse y tomar algo sin agobios es fantástico. Nosotras optamos por sentarnos en la terracita de Fibonacci, junto al Club Nautic Portixol.
Y, qué mejor que terminar el día viendo el atardecer por el Passeing Portixol de vuelta a la ciudad.

DÍA 3: MAÑANA EN VALLDEMOSA

Mi tercer día por la isla comenzó con lluvia, pero eso no impidió para que hiciéramos un plan. La familia de mi amiga quería que conociera uno de los pueblos más bonitos de la isla: Valldemosa, en pleno valle de la Sierra de Tramuntana. Así que con algo de abrigo y paraguas, nos fuimos hasta allí en coche a desayunar y a pasar la mañana.

Desde la ciudad de Palma hasta Valldemossa son unos 30 min en coche. Y, la primera parada antes de ver este pueblecito, es desayunar un manjar de dulces en Can Molinas, en la calle Blanquema. Pastelería dónde encontrarás todas las exquisiteces dulces y saladas de la isla. Si vais varios, como nosotros, coged varios dulces para probar la variedad que tienen porque te entrarán ganas de probar todos, y veréis que aparte de la ensaimada hay otros dulces como la coca de patata o unos rubiols rellenos de mermelada o chocolate, están súper ricos también.

DESCUBRIENDO EL PUEBLO

Y, ¿qué hacer después? Valldemosa es un lugar donde perderse por sus calles empedradas es el mejor plan. Un pueblo rodeado de las montañas de la Tramuntana.

Un pueblo que atrajo a muchos artistas y pintores, como Chopin, Rubén Dario, etc. Recorrer el centro histórico no lleva más de dos horas, yendo con tranquilidad, descubriendo los bonitos portales repletos de plantas, plazas muy coquetas sacadas de un cuento, o el mirador de Miranda des Lledoners.

Pasea hasta adentrarte en los bonitos jardines para ver el campanario de La Cartuja, el monumento más emblemático de la localidad. Antiguo monasterio habitado por los padres cartujos entre 1399 y 1835. Además de conservar su legado histórico, también se conservan recuerdos de dos ilustres visitantes como Frédéric Chopin y George Sand, como pueden ser partituras, escritos y correspondencia relacionada con la isla. Y, sin olvidarnos del auténtico piano Pleyel que Chopin tocó durante su estancia en La Cartuja de Valldemossa. También se conservan los originales de las primeras ediciones de sus obras compuestas en Mallorca.

En la visita a la Real Cartuja, también se puede conocer la Casa natal de Santa Catalina Thomas, conocida como “La Beateta”, situada cerca de la Iglesia Sant Bartomeu. O el Palacio del Rey Sancho, con una torre de defensa y un claustro. Esta antigua residencia real acogía a escritores como Jovellanos, Rubén Dario, Unamuno o Azorín. Sin perdernos la botica con una colección de frascos de vidrios mallorquines y cerámica catalana que pertenecen al siglo XVIII, todos ellos etiquetados con los nombres de medicinas que aún contienen; medicinas elaboradas por los cartujos con plantas medicinales de sus huertos.

Y, si tenéis más tiempo, dos museos que puedes visitar son el Museo de Arte Contemporáneo, con obras de Miró, Picasso…, y el Museo Municipal.

OLIENDO EL MAR

Terminado el paseo mañanero por este pintoresco pueblo, y antes de regresar a Palma, hicimos una parada en los preciosos Acantilados Deia, a 10 min en coche desde Valldemossa.

Aunque el trayecto hasta allí es por una carretera llena de curvas, merece la pena llegar y disfrutar de las vistas al mar.

TARDES DE DOMINGO

Después de comer uno de los platos tradicionales de esta isla, el tumbet, que viene a ser un guiso de verdura compuesto por patatas, pimientos fritos y berenjenas con salsa de tomate, preparado por mi amiga mallorquina, nuestro plan de la tarde fue en primer lugar visitar el Castillo de Bellver.

Un castillo de estilo gótico mallorquín. Situado a unos 3km de la ciudad.

Construido a principios del siglo XIV por orden del Rey Jaime II. Se encuentra sobre un monte, rodeado de bosque y a lo lejos se ve una panorámica del mar y de la ciudad. Su principal característica es que es de los pocos castillos de Europa con planta circular. Y, en él, se encuentra el Museo de Historia de la ciudad de Palma.

  • TIP VIAJERO: HORARIOS

Para poder visitarlo hay que tener en cuenta los diferentes horarios de cada época: de abril – septiembre, de martes a sábado de 10 de la mañana a 7 de la tarde, domingo y festivos de 10 hasta las 3 de la tarde, y lunes cerrado.

De octubre a marzo, de martes a sábado de 10 a 6 de la tarde, y domingos y festivos de 10 a 3 de la tarde, y lunes cerrado.

  • TIP VIAJERO: PRECIOS

El precio de la entrada general es muy económica, 4€ y luego hay diferentes descuentos.

Como nuestro plan del domingo por la tarde fue imprevisto, no nos informamos antes de que los domingos cerraban a las 3 de la tarde, por lo que no pudimos hacer la visita por dentro. Me lo apunto para la próxima vez 😉

ATARDECER EN PALMANOVA

Nuestra tarde no terminó ahí, y decidimos ir a Palmanova, a 15km desde Palma. Una localidad turística con una larga playa de mil metros de longitud.

Lo bueno de visitar estos lugares en temporada baja como empieza a ser octubre, es que no te encuentras con esa aglomeración de gente turista. Pasear por la orilla del mar viendo cómo cae la tarde en una playa con hamacas solitarias, es un lujo, y un buen plan para una tarde tranquila.

La noche la terminamos cenando en un sitio muy acogedor y familiar, muy recomendable por mi amiga y que desde ahora yo también os recomiendo. Se llama PORT, en la zona de Sant Agustí. Los dueños son extranjeros, como la gran parte de los locales. Y, cenamos un fish&chips muy rico acorde a la gastronomía de ellos, no a la de Mallorca 😉

DÍA 4: DESPEDIDA CON UN “HASTA PRONTO”

Cuarto y último día por la isla. Pero, mi vuelo salía por la tarde, así que pudimos aprovechar bien la mañana.

La dedicamos a pasear por las calles del centro de Palma, comprando algún producto típico de la zona, como la rica y famosa sobrasada. En el centro hay varios mercados tradicionales, dónde se te meten por los ojos cualquier producto de cada puesto.

Además, quise volver a Can Miquel a tomarnos un batido de frutas.

Y, también volvimos a la zona de La Catedral, a pasear por los jardines que hay por debajo de ella con vistas al mar, para poder disfrutar de esta maravilla panorámica hasta la próxima vez que vuelva.

En otro post, os contaré otros lugares que visité de la isla en la anterior vez que viajé por Palma de Mallorca. Como por ejemplo, Soller, el Cabo de Formentor, o Alcudía, entre otros.

Y hasta aquí mi “guía” de esta ruta de cuatro días por una de las islas Baleares: Mallorca. 

Si te ha gustado, da un LIKE en FACEBOOK o INSTAGRAM o YOUTUBE, y comparte para que hagan más amigos viajeros este viaje. Y si tú también has visitado esta ciudad, dime alguna recomendación para la próxima vez que la visite.

¡Gracias a mi tocaya Irene por acompañarme en este viaje!