LUGARES QUE TE ENAMORAN Y NO IMPORTA LA DE VECES QUE LOS VISITES. UNO DE MIS FAVORITOS ESTÁ EN TIERRAS ASTURIANAS: GIJÓN

LLEGANDO A LA TIERRA ASTURIANA

Esta vez viajé desde mi ciudad Salamanca, ya que estuve por allí unos días con la familia y amigos.

Mi medio de transporte esta vez fue el autobús con la compañía Alsa. Tiene varias conexiones por toda España, sobre todo de norte a sur. Hubo un intento de blablacar, pero como a veces dejo todo para última hora… tuve que irme en autobús, y la verdad es que son casi 6h de viaje, y se hace pesado!!! El precio es bastante económico: 25€ sólo ida. La vuelta la hice hacia Madrid, y sí regresé el blablacar.

UNA TARDE NOCHE DE GASTRONOMÍA INOLVIDABLE

Y, es que las horas en las que llegué, el mejor plan era ir al centro histórico y perdernos por las calles con olor a comida rica y querer probar esa sidra que escanciaban en las terrazas.

Cuando voy a Gijón, tengo a la mejor guía gastronómica para ello, y son varios los lugares que probamos y darle un capricho al estómago.

Os dejo nuestros 3 sitios favoritos para ir de sidras:

  1. LA GALANA. En la misma Plaza Mayor. Un lugar espectacular donde no saber qué picotear porque todo está de vicio.
  2. EL LAVADERU. En la Plaza Periodista Arturo Arias. La sidra que no falte mientras estás comiendo.
  3. LA TABACALERA. También en la Plaza Periodista Arturo Arias. Grandes raciones y decir que están riquísimas, me quedo corta.

Si os preocupa el precio a la hora de comer, no es un problema para vuestro bolsillo en esta ciudad.

La calidad que se ofrece es una de las mejores gastronómicas de nuestra tierra española.

¿Cantidad? Los asturianos no saben lo que es una ración para dos, ya que ahí pueden comer otros dos.

¿Precio? Para la cantidad que ponen y la excelente calidad, el precio es de risa.

No os podéis ir de la ciudad, o de alguna otra ciudad asturiana sin comer:

  • Patatas al cabrales
  • Cachopo
  • Fabada Asturiana
  • Un buen marisco o pescado
  • Bollos preñados

Y, después de una buena cena, dar un paseo no viene mal por el paseo marítimo, y pararse a tomar algo en plan tranquilo ( o no tranquilo…). Un sitio bien chulo es LA BUENA VIDA FOMENTO, junto a la Playa de Poniente.

UNA MAÑANA DE RELAX EN LA PLAYA

Ir al norte y querer ir a la playa a tomar el sol y darte un chapuzón, no siempre se cumple por el tiempo…

Cuando voy al norte no busco eso. Pero, si hay sale el sol y la playa te llama, hay que aprovechar a coger un poco de color, o quemarte bien quemada como yo… Jajaja.

Pocas veces se ve la Playa de San Lorenzo abarrotada de gente y sombrillas de miles de colores en la arena.

Nuestra mañana fue de relax en ella, y quisimos comer allí mismo. Para ello, antes de bajar al agua, entramos en un sitio que fue un descubrimiento tanto para mí como para mi amiga que vive allí, y poder comprar un rico bocadillo. El lugar se llama SERENDIPIA BAR. Junto al paseo de la playa (Calle Ezcurdia, 26). Una bonita cafetería para tomar algo y sentarse en su cómodo sofá. O desayunar mientras lees el periódico. O cogerte un bocadillo para ir a la playa como nosotras. Tienen variedad y a un buen precio: unos 4€.

TARDE DE HELADO Y ATARDECER

Después de quitarnos toda la arena de la croqueta hecha en la playa… jajaja, nuestro plan fue callejear por el centro hasta llegar a la Plazuela del Marqués, ver junto al Palacio de Revillagigedo un concierto de música clásica (de estos conciertos que ponen en las tardes y noches de verano), fotografiar la Fuente del rey Pelayo, bordear la subida a la Colegiata, pasar por el curioso Árbol de la Sidra (con un montón de botellas de sidra), y caminar por el puerto mientras comíamos un helado de fresa.

Subir por la Subida al Cerro y oler desde allí el mar.

Caminas y caminas bordeando el mar hasta llegar al Cerro de Santa Catalina. Y, toparte con la famosa escultura de hormigón del vasco Eduardo Chillida: el Elogio del Horizonte. Ver desde aquí cómo cae el sol sobre el mar es fantástico.

¡Qué plan más bonito el que disfrutamos aquella tarde rodeadas de naturaleza y mar!

… CONTINÚA

Y, es que la tarde no termina ahí. Ahora tocaba bajar. Seguimos bordeando el mar cuesta abajo hasta llegar a la Parroquia San Pedro Apóstol. La bonita iglesia que se ve desde la Playa de San Lorenzo.

Ver cómo refleja el sol sobre ella y sobre el agua es un momento bonito para terminar la tarde.

LA RUTA DE LOS VINOS

Comenzamos la noche con la ruta de los vinos por la ciudad.

Y, ¿cuál es esta zona?

Entre las calles: Sta. Lucía, Sta. Rosa, Buen Suceso, callejón Espaciosa… Encontraréis varias vinaterías donde poder disfrutar de sus terrazas tomando un buen vino con una tapa.  Por ejemplo, entre ellas está la VINATERÍA SINATRA.

EMPEZAR LA MAÑANA RODEADA DE VERDES JARDINES, DE UNA GRAN DIVERSIDAD DE AVES Y DE UNA TRANQUILIDAD INMENSA.

Parque de Isabel la Católica

UN PASEO POR LA BAHÍA EN LANCHA

Panorámicas sobre el Cantábrico

PASEO EN LANCHA

Aprovechamos mi última tarde por Gijón y lo hacemos con el pelo al viento y las olas rozándonos.

Después de comer en la playa con los rayos de sol y tomar un café en la Plaza del Marqués, nuestro plan fue dar un paseo en lancha por la bahía.

El paseo dura 30 minutos. Y, el trayecto comienza en el puerto. Allí encontraréis una taquilla donde poder comprar los tickets. Cada uno cuesta 5,50€.

  • TIP VIAJERO: HORARIOS
    El horario entre semana es sólo por la tarde a partir de las 16:00h – 20:00h.

En fin de semanay festivos desde las 12:00h a 20:00h

  • TIP VIAJERO: PRECIOS
    Billete normal: 5,50€

Y hasta aquí mi “guía” de esta escapada de dos días por una de mis ciudades favoritas de tierras asturianas, Gijón.

Si te ha gustado, da un LIKE en FACEBOOK o INSTAGRAM o YOUTUBE, y comparte para que hagan más amigos viajeros esta escapada por esta bonita ciudad. Y si tú también has visitado esta ciudad, dime alguna recomendación para la próxima vez que la visite.

¡Gracias a Laura por acompañarme en este viaje!